Cómo mantener la creatividad frente a las distracciones

Los budistas le llaman “la mente mono”. Una mente inquieta que salta de un lado a otro, de un pensamiento a otro y que cuesta poder controlar. Esta es la mente que tenemos la mayoría de los mortales. La buen noticia para todos aquellos profesionales que trabajamos en creatividad es que esta mente se puede disciplinar.

Como muchas lecciones orientales, parece que la solución empieza por la aceptación. Como explica David Rock, autor del libro “Su cerebro en el trabajo”: “Una distracción es una alerta que nos ordena orientar la atención aquí y ahora, la reacción del cerebro es automática y prácticamente imparable”.

David Rock sostiene que estas distracciones son la otra cara de la moneda de la multitarea, esa nueva habilidad que nos han impuesto la nuevas tecnologías. Y es que según el autor, al realizar muchas tareas a la vez “las luces del circuito de recompensa del cerebro se encienden”, lo que viene a decir que a nuestra mente se excita y se hace adicta a la multitarea, por eso se distrae tan fácilmente. ¿Te suena de algo?

Creo que en la actualidad es todo un reto enfrentarse a un proceso creativo. Sin embargo, teniendo claras algunas ideas, puedes ayudar a tu mente a estar más centrada y a ser más productiva.

1. Empieza haciendo el trabajo creativo

Con el fin de no sufrir desgaste ni perdida de energía, los expertos señalan que lo óptimo es realizar al principio de la jornada el trabajo creativo. Es decir, antes de abrir el gestor de correos, llamar a la imprenta y ver con el programador cómo van los últimos ajustes, es mejor que aproveches tu capacidad de concentración al principio de tu jornada de trabajo y la enfoques en el trabajo creativo.

Las personas creativas difieren mucho entre sí pero tienen algo en común: aman su trabajo. Por eso tu mejor flujo creativo será el resultado de una concentración intensa en el presente y, según los expertos, al principio de la jornada estamos más predispuestos a las actividades placenteras.

2. Desconecta internet y silencia el smarphone

Es bastante difícil crear cuando estás leyendo un blog o twitteando o enviando un correo electrónico. Todo el consumo de información que hacemos, todos los flujos de comunicación en los que estamos inmersos, nos alejan del tiempo de la creación. Y los saltos entre creación y comunicación no son instantáneos, la mente necesita un tiempo de adaptación.

Axel Mecklinger y otros investigadores especializados en Neurociencia Cognitiva, han demostrado que cuando el cerebro pasa de una tarea a otra, los circuitos neuronales hacen un retroceso. Este proceso no sólo consume más tiempo, sino que también reduce la eficacia en el desarrollo de las tareas creativas.

3. Asigna el tiempo creativo según tus ritmos internos

Puede parecer una locura pero no siempre hay que trabajar de nueve a seis. Algunas personas son más creativas por la noche y pueden hacer el trabajo de seis horas en dos. Identifica cuándo y dónde te concentras mejor y asígnate las tareas más difíciles o los procesos creativos iniciales para esos momentos.

En este sentido, me parece especialmente interesante el capítulo del libro “La semana laboral de 4 horas”, de T. Ferriss titulado “La ilusión del horario de trabajo”, donde defiende abiertamente este planteamiento. Si trabajamos por cuenta propia podemos crear nuestros propios horarios según nos resulten más productivos.

4. Gestiona bien las últimas 24 horas

La ley de Parkinson afirma que una tarea tendrá una importancia y una complejidad inversamente proporcional al tiempo disponible para realizarla. Es decir, si nos damos 24 horas para terminar un proyecto, estamos forzados a ir a lo esencial y a poner el foco en la ejecución. Sin embargo, esto no implica que podamos trabajar grandes proyectos creativos en ciclos de 24 horas porque resultaría realmente extenuante.

Simplemente ten en cuenta que el día antes de la entrega puedes realizar el proceso creativo más importante. Exprímelo al máximo sabiendo que cuentas con la tensión de la entrega y haz que ésta juegue a tu favor.

5. Desconecta la mente

Muchos creativos brillantes se quejan hoy en día de falta de concentración. La estimulación constante de la mente hace que no se recarguen las baterías mentales. Es importante contar con tiempo de ocio, realizar actividades tranquilas, de descanso de la mente, proporcionarnos momentos en que atendamos nuestra curiosidad por otras cosas y nos rodeemos de actividades placenteras.

Descubrir novedades en otros ámbitos diferentes al de tu trabajo, estimulará los centros de placer en tu cerebro. No olvides que la felicidad es también, en menor o mayor grado, una parte importante de nuestra vida y por ello un factor de nuestra creatividad. Y tú ¿cómo gestionas tu creatividad?

Pulsa la imagen para descubrir mis cursos de laredactora.es en Madrid

Pulsa la imagen para descubrir mis cursos de laredactora.es en Madrid

7 respuestas

  1. Magnífico post! La mente es un arma de doble filo y hay que cuiadarla mucho y darle más “cariñito”…

    • ¡Muchas gracias, Paola! Creo que es muy importante disfrutar de los procesos, algo que a veces en nuestra profesión perdemos de vista. Me encanta la historia de Ziad Fazah, un libanés que habla 59 lenguas. Cuenta que durante su niñez vivió cerca de un puerto y se pasaba el día conversando con marineros de distintas nacionalidades. A los 11 años decidió que aprendería a hablar todos los idiomas del mundo. Increíble, ¿Verdad?

  2. 100% de acuerdo con tu artículo. Me considero adicto a la multitarea y a menudo siento en cierto modo culpabilidad por la falta de concentración que dispongo. No sabría explicarlo con palabras. Mañana por la mañana apago el movil a primera hora! 🙂

  3. Pingback: Bitacoras.com

  4. Paloma, tienes toda la razón. Intentaré seguir tus consejos, hay días que llegamos a casa con más tareas pendientes de las que teníamos al empezar la jornada… y casi siempre esto es a causa de las distracciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redactora publicitaria. Desarrollo estrategias y conceptos creativos 360º para marcas y empresas. Estoy especializada en Marketing de contenidos y Comunicación Digital.