Secretos del lenguaje político aplicados al marketing de contenidos

“La mayor parte de lo que pensamos al escuchar es inconsciente”. Bajo esta premisa, el investigador en lingüística George Lakoff, establece en su obra “No pienses en un elefante”, una interesante teoría sobre el funcionamiento de la razón respecto al lenguaje. Cualquier buen amante del marketing de contenidos puede beneficiarse de ella para mejorar sus estrategias.

Según el autor, nuestro lenguaje se acopla instintivamente a nuestros “marcos de referencia”, es decir, a sistemas de pensamiento previamente establecidos en la mente de los individuos a través de la educación y el sistema cultural. Cuando éstos se activan oportunamente desde el discurso político, crean formas de pensar que la gente, en su subconsciente, asimila como si fueran naturales, pero que no siempre lo son.

Piensa, por ejemplo, hacia dónde te lleva en este momento la palabra “casta” y qué te remueve la expresión “esfuerzo de austeridad” o “alianza de civilizaciones” . Ése es probablemente el territorio de tus marcos de referencia políticos, el que hace que tu voto no sea tan racional como piensas y que, como sostiene George Lakoff, se base más en tu identidad, tus valores y tus estereotipos culturales que en tus verdaderas necesidades.

Pero hablemos un poco ahora de cómo esta técnica asociativa usada habitualmente en comunicación política, también puede ser muy útil a la hora de realizar una estrategia de contenidos.

La idea clave es saber que el uso consistente de palabras de un mismo campo semántico genera marcos de referencia. Es decir, la razón usa asociaciones que dan forma a nuestro pensamiento. No hablamos de manipulación o de distorsión de la realidad, hablamos de buscar la empatía y el compromiso de nuestra audiencia desde el marketing.

Los marcos de referencias están presentes en las estrategias de contenidos en el sentido de que:

  1. Se elige un concepto que encaje con la visión del mundo que tenga la marca y que evoque sus ideas.
  2. Se establece un lenguaje que sirva para conectar a la marca con su audiencia.
  3. Se repiten palabras concretas de forma constante para enmarcar los contenidos.
  4. Se cuentan historias y relatos sobre temas vinculados al ADN de la marca.
  5. Se parte siempre de la sinceridad, persiguiendo la credibilidad.

En este sentido, la tarea del marketing de contenidos sería activar el modelo de los valores de la marca en los marcos de referencia de la audiencia, de tal forma que se pueda potenciar el engagement, o el grado de compromiso e interacción de los consumidores con la marca.

Sin embargo, como en política, conviene recordar que las marcas tienen sus propios territorios y discursos y, en consecuencia, también sus opositores. No esperes convencer a la audiencia incondicional de tu competencia imitando parte de su marketing de contenidos. Es más, ni siquiera esperes convencerla.

Busca tus propias historias dentro de tu marco de referencia porque, ante todo, una estrategia de contenidos funciona si se piensa y escribe desde unos valores auténticos.

Suscribo plenamente este pensamiento. Para todos los aspectos de la empresa.

Y también, por qué no, de la vida.

Pulsa la imagen para descubrir mis cursos de laredactora.es en Madrid

Pulsa la imagen para descubrir mis cursos de laredactora.es en Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redactora publicitaria. Desarrollo estrategias y conceptos creativos 360º para marcas y empresas. Estoy especializada en Marketing de contenidos y Comunicación Digital.