5 maneras maximizar tu productividad creativa

Un estudio publicado hace algún tiempo desvelaba que los españoles trabajamos anualmente 232 horas más que los europeos, pero nuestra productividad es la mitad (*). Otras investigaciones empiezan igualmente a cuestionar aquellas teorías sobre productividad laboral basadas únicamente en el aumento de la carga temporal. Parece lógico pensar que jornadas más largas de trabajo individual no implican siempre una mejora del rendimiento empresarial.

Ante este panorama, se abren paso con fuerza aquellos profesionales con nuevas habilidades y competencias que ayuden al aumento de la productividad. Tener claros algunos conceptos sobre el rendimiento personal podrá orientar tu desempeño laboral y las posibilidades de alcanzar mejores metas profesionales.

1)     Priorización: “Administrar es hacer las cosas bien, liderar es hacer las cosas correctas”. Estas palabras de Peter Drucker y Warren Bennis, considerados por muchos los padres del management moderno, resumen a la perfección el arte de priorizar. Asume riesgos eligiendo un foco claro en tu jornada; empieza siempre con un fin prioritario en la mente. Esto mejorará tu visión global del trabajo y te ayudará a tomar mejores decisiones.

2)     Planificación: Si nos encontramos con una masa de tareas no estructurada, nos costará mucho más avanzar hacia la eficiencia. Dedica al menos 20 minutos a organizar la agenda antes de ponerte a trabajar. Recuerda dejar siempre un tiempo mínimo para los imprevistos, ya que la correcta gestión de los mismos será también una tarea que marcará tu productividad.

3)     Gestión de la concentración: El tiempo que requiere una tarea crece en proporción al número de veces que la hemos interrumpido y reanudado. Contar con una matriz de administración del tiempo puede ser muy útil para diferenciar lo urgente, que generalmente complace a otro, de lo importante, que suele estar más relacionado con el resultado. Aprender a decir “no” de forma asertiva será también importante en la mejora de tu rendimiento.

4)     Mantenimiento de la motivación: Las actividades que se empiezan y que se completan dan un sentimiento de logro, lo que representa una forma de mantener la motivación. Recuerda que muchas veces en la mejora del rendimiento laboral funciona también la ley de Pareto: “El 80% de los resultados provienen del 20% de las actividades”. Pero estas actividades deben de terminarse antes de empezar con otras.

5)     Desarrollo de la empatía: Los entornos laborales son entornos sociales. Si trabajamos en equipo, debemos tener en cuenta el ritmo personal de cada compañero con el que se planifica lograr los resultados. Escuchar con empatía y permitir a las personas elegir sus propios métodos, les hace responsable de sus resultados. Sin participación, no hay compromiso.

Todos tenemos la misma cantidad de tiempo al empezar el día, si embargo es cierto que algunos profesionales consiguen grandes resultados maximizando su rendimiento y otros no. La correcta gestión del tiempo y el autoliderazgo emocional son factores claves para ello.

(*) Fuente: Gobierno Vasco. Departamento de Empleo y Asuntos Sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redactora publicitaria. Desarrollo estrategias y conceptos creativos 360º para marcas y empresas. Estoy especializada en Marketing de contenidos y Comunicación Digital.