Blockchain, ¿por qué todo el mundo habla de ello?

Blockchain ha enamorado al mercado. La posibilidad de compartir una gran base de datos segura aplicable a todo tipo de intercambios, no solamente económicos, parece tener tal potencial transformador en nuestras vidas que ocupa, desde hace mucho meses, gran parte de los foros empresariales a nivel internacional.

La palabra blockchain (traducida como «cadena de bloques») vive hoy en día un momento de gloria. Mucho más allá de cualquier bitcoin o moneda virtual creada gracias a ella. Si una empresa incorpora en su discurso el término blockchain, parece estar en la cresta de la ola de la innovación. Al fin y al cabo, siempre ha habido modas.

Blockchain en la sanidad, blockchain en las energías renovables, blockchain en la identidad digital. Blockchain hasta en la sopa. Escuchando a los expertos, es difícil pensar un área de la vida que no pueda ser mejorada o transformada por un sistema de registro transaccional como blockchain.

Pero, ¿por qué tantas expectativas con esta nueva tecnología? Te cuento a continuación algunas de las principales ideas que circulan en torno a ello.

Características de una blockchain

1. Sin autoridad central:

La principal diferencia entre una blockchain y una base de datos normal es la descentralización. De hecho, actualmente los bancos guardan la información acerca de las transferencias económicas de una manera muy parecida a lo que blockchain hace.

Es decir, tienen un registro informático de todos los movimientos de sus clientes donde se indican todas las transacciones que han hecho y recibido de manera individualizada que incluso puede contrastarse con otros bancos para asegurar la veracidad de los datos.

Pero imagina que la información de este gran libro de contabilidad virtual no solo fuera así de ágil, sino también abierta, anónima y segura. Es decir, sin intermediarios.

Ni entidades bancarias, ni PayPal, ni cajas de ahorro. Un “Tú me das, yo te doy” en toda regla. 100% Person to Person (P2P). Eso suena interesante. Y sobre todo suena mucho a la denominada nueva economía.

Y es que el actual internet de la información podría transformarse, como afirman los expertos, en el internet del valor. De hecho, todo parece indicar que cualquier intercambio podría estar sujeto a que una tecnología como blockchain juegue un papel disruptor en ella.

2. Transparente:

Otro de los supuestos beneficios de blockchain es que toda la información de cada bloque de la cadena se distribuye con total transparencia por todos los nodos o usuarios del sistema conservando igualmente la privacidad.

Pero además la blockchain tiene un requisito importante: debe haber varios usuarios que se encarguen de verificar las transacciones. Es decir, la cadena de bloques, aunque protege la privacidad de sus usuarios, permite controlar la trazabilidad de esas transacciones. De esta manera se garantiza que los datos se registran de forma fiable. Una base de datos centralizada de forma tradicional no necesita tanta validación de datos, sin embargo, una blockchain necesita verificar los datos miles de veces.

Los encargados de ellos son llamados mineros y funcionan mediante sistemas de recompensa que, según los profesionales del campo, cada vez son menos rentables. También existe hardware específico de minado como AntPool o DiscusFish, basados en enormes plataformas informáticas con altísimos costes de estructura.

Esta es quizás una de las caras menos amables de la nueva tecnología. El excesivo coste energético que requieren las enormes granjas de minado, es decir, el consumo de luz, electricidad y climatización de forma poco eficiente y ecológica, además de la gran cantidad de componentes tecnológicos que requieren. Los detractores lo tiene claro: las blockchain tienen un gran impacto en el medio ambiente que hay que revisar.

3. Autoregulada:

Según todo lo dicho, blockchain implica que podemos, por ejemplo, financiar de un proyecto empresarial que en lugar de ofrecer acciones pueda ofrecer divisas digitales o criptomonedas como Bitcoin, Etherum, Ripple o Monero.

Estas nuevas criptomonedas tienen un tipo de cambio muy volátil, y están directamente asociadas al proyecto empresarial que las crea. Además de ello, el componente especulativo es muy alto pero hoy en día los llamados contratos inteligentes de algunos mercados digitales o plataformas puede ayudar a definir las reglas del juego más claramente.

Sin embargo, en un sistema donde no hay un ente central y donde el usuario es anónimo, es fácil que participen todo tipo de agentes. Algunos de ellos malintencionados o de dudosa procedencia porque no hay ningún representante de la ley dentro de una blockchain. Es decir, no hay herramientas contundentes en una blockcahin para cumplir una legislación, que además, va bastante por detrás de la tecnología.

4. Inalterable (casi):

Esta es una de las presuntas garantías de la red. El sofisticado protocolo de encriptación de cada intercambio, una vez verificado y ejecutado, será imborrable. O al menos esto es lo que aseguran. Las transacciones fraudulentas son rechazadas por en las verificaciones constantes.

Pero sin embargo no hay ningún sistema invulnerable a los ataques externos o a la piratería por lo que en el futuro habrá que ver como puede comportarse esta característica. Solo recordar un dato: se estima que cada día se hackean 36.000 webs.

¿Es blockchain aplicable al Marketing Digital?

Desde luego que sí. Te cuento algunos ejemplos de empresas que están usando esta nueva tecnología o basándose en ella para su modelo de negocio.

Brandmoney: la cadena Burguer King tiene el proyecto en Rusia de tener su propia criptomoneda: la WhopperCoin. Los usuarios pueden hacerse con una de ellas por cada rublo que gasten en sus locales y, a partir de una propia app, podrán intercambiarla o negociar con ellas, siendo canjeables por productos de la cadena.

Gestión de la publicidad: el navegador de internet Brave utiliza su token de atención básica para permitir que los anunciantes paguen a las personas directamente por ver su anuncio. El precio de la publicidad se calcula al monitorear el «esfuerzo mental» del espectador, creando una inversión de publicidad más inteligente para las marcas y una mejor experiencia para los usuarios.

Pagar en la vida real: La startup TenX ha creado una tarjeta prepago que se puede recargar con Bitcoins para luego pagar con ella en cualquier sitio como si esa tarjeta tuviera dinero convencional, sin importar si ese establecimiento acepta o no este tipo de monedas virtuales.

Vender arte: Saisho, la plataforma de arte emergente aspira a transformar el arte con un sistema en tiempo real como en la bolsa, permitiendo revender la obra en la misma plataforma y la posibilidad de rentabilizar la inversión. No hay que olvidar que las “Las 14 pequeñas sillas eléctricas” de Andy Warhol (1980) se convirtieron en 2018 en la primera obra de arte en dividirse en porciones y subastarse utilizando la tecnología blockchain.

Compartir un coche: la empresa EY, subsidiaria de Ernst & Young está desarrollando un sistema blockchain que permite a grupos de personas acceder a un servicio para compartir coches de forma sencilla. El sistema permitiría registrar quién es el propietario del vehículo, el usuario de ese vehículo y generar los costes basados en el seguro y otras transacciones en este tipo de servicios.

En conclusión, puede que blockchain pueda cambiar nuestra vida, pero quizás como usuarios nunca sepamos que será la base de muchos de los grandes cambios que estén por venir. Lo que si parece claro es necesitará un marco regulatorio ultracompetente para poner esta nueva tecnología posmodernista, fruto del desencanto generalizado por la centralización del poder, al servicio del progreso de la humanidad y a la mejora de nuestra economía social.

Aunque creo que su futuro puede ser fascinante, personalmente, lo cierto es que aún no he sucumbido a los cantos de sirena de blockchain. Puede que sea conservadora, pero como decía mi abuela, estoy «a verlas venir”.

Y tú… del 1 al 10, ¿cómo vas de entusiasmo con blockchain? Cuéntamelo y comentamos.

No Comments

Post A Comment

diecinueve + 9 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.